Las verdades sobre una comida organizada

Durante la mayoría de aquellos meses del año debemos, el cien por cien las personas, que elaborar la comida y montar los cubiertos, salvo los humanos y señoras que por factores profesionales necesiten comer en comedores.

El hábito de servir la mesa es un rito habitual que se realiza rapidamente (el asunto es que con un par de platos, un vaso y dos cubiertos, debe valer). Debemos que analizar la presentación de la mesa, un almuerzo tomado en una mesa original y gusto es más agradable. El peor problema que nos encontramos es la carencia de tiempo, nos encontramos mucho tiempo lejos de casa y en el momento que llegamos nos sentimos agotados y no disponemos de ánimos de preparar la mesa, y tampoco con la mayoría de los matices que exige una mesa con optima adecuación. Pero incluso es realidad que con atención podemos darle un diseño favorable.

Un mantel la mayoría de las veces limpio, unos cubiertos bien lavados, unos vasos relucientes y unos platos se consideran como los cimientos de un velador correctamente presentada, si a esto le añadimos un centro de flores en el centro, también un centro con frutas de diversos tipos, habremos realizado una labor sobresaliente con la exposición de la mesa.

En el caso que tenemos una cena con invitados, se obstaculiza mucho, ya que tenemos que cuidar los matices con esmero y no improvisar. Para servir una mesa bien existe una serie de reglas que inneludibles, si necesitamos que nos admiren por aquel detalle. Incluso operan leyes concretas con objeto de servir la cena, para la continuación de comidas, la estructura del menú y algunos matices a los que hay que ver escrupulosamente.

A la hora de una comida en casa, la mesa ha de haber sido tranquila, pero dado que se ha comentado anteriormente alegre. El hule a seleccionar, será de variados modelos a partir de un único aspecto, pasando por los floreados ó los multicolor, depende mucho de la decoración de tu casa, es prioritario colocar mas bajo del mantel un impermeable que aisle el velador de las manchas y de los posibles arañazos que sufriera encima de la tabla. El paño se presenta, con un doblez, delante o a la diestra del plato. La presentación de los cubiertos siempre ha generado incógnitas, en efecto, a la diestra del plato se presenta el cuchillo y la cuchara, el cuchillo debe tener la hoja enfocada al plato. A la zurda tenemos que poner el tenedor con los pinchos orientados hacia arriba. Los cubiertos los pasteles se sitúan de forma decúbita arriba del plato. En una comida en familia usamos un solo vaso, existen momentos que 2, uno para la cerveza y otro con el agua. Sobre el velador acostumbramos a depositar continuamente una botella de agua y una frasco de vino, el chusco seccionado en rebanadas, en ocasiones ponemos una vinagrera con sal y pimienta. Este tema para no tener que saliendo continuamente a la despensa.

En una comida con otros asistentes, la mesa tiene mayor valor y necesitamos protejer con esmero cada uno de los matices, para no quedar mal. En dichas situaciones en el momento de poner el tapete, necesitamos combinar con la vajilla, la comida y el estilo de decoración del comedor en la cual sucederá el evento. En relación a los platos se presenta uno en el sitio de todo asistente con el paño a la derecha o en el centro. Situamos solamente los tenedores y cuchillos del 1er plato y los del salmón, los restantes se incorporaban según iremos combinando platos, los tenedores y cuchillos de helado se sitúan delante del servicio, si hay tenedor es necesario tener las puntas inclinadas hacia la diestra y si existe cuchillo la arista necesita colocarse a la izquierda. En las comidas de mucha exclusividad se pueden colocar los platos cuando colocan el pastel. A la hora de las comidas con comensales, el número de vasos es mayor. Con un encuentro muy relevante, más vasos es apropiado poner, la tasa mayor de vasos se sitúa alrededor de de 4 y se colocan de la siguiente forma: de izquierda a diestra, de frente a la arista del cuchillo situamos el de h2 o, al otro lado el de cerveza, acompañado del que utilizamos para el vino blanco mientras que acabamos con el envase de cava. El chusco se presenta a la izquierda del comensal, nunca a la derecha. Eso además ha generado equívocos en algunas miembros. Cuando acudimos a algún bautizo, se restituirá el pan siempre que se termine. El vino en un evento de comensales nunca se presenta encima de la mesa, sino que se traslada en un mueble diferente.

Si deseamos incluir un plato de entrantes, acontecimiento poco corriente solo en cenas de mayor nivel se hace esto. Poner a la zurda del invitado, ubicaremos un cuchillo reducido apontocado en el platito, de forma que el mango constituya un ángulo de 90º con los cubiertos que localizamos en al lugar izquierdo.

Para diseñar un velador no tenemos reglas imprescindibles, en este caso es apropiado emplear nuestra imaginación, lo prioritario es recurrir a ornamentaciones demasiado complicadas que esten inapropiado. Los elementos apropiados son los centros colocados en las mesas, hasta que no evite percibir a los comensales, figurense un ramo de flores de cerca de 100 cm, con una gran anchura, no conseguiríamos ver a las personas que se encuentran delante a nuestro sitio y imposibilitaría una conversación. Incluso debemos de impedir que huelan mucho las plantas, podría haber gente que no les guste el olor ó inclusive que sean alérgicas. También se pueden montar centros de frutas alegres, ó un plato decorativo de porcelana que realice que el velador tenga una apariencia distinguida.

Uno de los matices cruciales con objeto de que el evento prodría ser un éxito es como situamos a los invitados en la mesa, como regla general en esas mesas amplias. Los anfitriones se sientan uno delante al otro, extremos la mesa. A la derecha de ella se sitúa el comensal principal del evento y a la izquierda el 2º en consideración. A la derecha del invitado justo enfrente situamos a la pareja del invitado de más importancia y a la izquierda el 2º en importancia. El resto de invitados se organizan alternativamente depende de su relevancia y edad, de forma que esos que dispongan de inferior relevancia estan más retirados de los convidantes.

A la hora de servir, primero al asistente estelar, a continuación atendemos al acompañante del organizador, seguidamente al resto de señoras. Una vez realizado el servicio esposas empezaremos con el sexo masculino comenzando por el comensal más importante y por último por el organizador. Hay ocasiones donde no se tiene a nadie más importante que uno, en esos ejemplos empezaremos por la mujer más madura.

En el momento de servir los variados cocinados en el lugar, debemos analizar, que la bandeja se presenta continuamente al asistente por la zurda, únicamente de esta medida se disfruta de una mayor libertad de movimientos con el brazo opuesto que puede ser la diestra y se podrá servir con mayor facilidad.

El primer servicio, ya sea una sopa ó un caldo, además espaguetis, opuestamente del resto de platos que se comerán seguidamente, se presentan en el plato. Ha sido muy importante que la colocación de los diversos delicias en los platos, consiga ser muy colocada, para que los asistentes puedan servirse sin obstáculo. La ternera se prepara en la cocina y se presenta en los grandes platos en lonchas, sin embargo, el salmón se prepara a los individuos en la bandeja con la cola hacia la diestra y la cabeza hacia la zurda. El vino y el agua se colocan continuamente por la derecha.

La sobremesa cada vez se muestra al final de los platos, siempre que el lugar se encuentre despejado de los desechos de pan, con el recojedor de migas, también recojemos los cubiertos y copas que ya no sirven durante el postre, con la sobremesa incluso serviremos los caldos dulces y un plato de fruta donde tenemos que poner el limpia dedos repleto de agua, que se colocará a una parte del invitado.

Otro punto a mencionar, es que los cafés y los licores no se sirven en la mesa ni en el sitio en el cual hemos cenado, sino que se se utilizarán en otro lugar de del hogar, siempre que los individuos ya se han trasladado del lugar.

Los platos con guisos calientes que se calientan antes de llevarlos a el velador, sobre todo si se ha cocinado con margarina ó manteca de cerdo.

En el momento que ponemos los individuos los tenedores y cuchillos en el servicio, indicamos que se ha finalizado de comer.

El éxito de la comida con aquellos comensales, va a depender de la creación del menú, crearlo de forma creativa, ya que si no hay servicio, tenéis que elegir guisos que no acarreen un desplazamiento contínuo de el horno, y un desconcierto en la mesa, que supondría una inquietud entre los comensales.

Patrocinador: camiseta del at madrid

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies